21 de enero de 2012

Minecraft Videos


El motivo de esta publicación es invitaros a ver el vídeo que ha subido Krower de sus avances arquitectónicos en el juego de Minecraft, por si os ayudan o inspiran en el supuesto que seaís unos manitas en las mega-construcciones. A disfrutarlo y esperemos que no sea el último.

18 de enero de 2012

Historias y Leyendas de Vampiros


Ya plasmé una importante lista de lectura pendiente en una entrada anterior y puede decirse que queda algo reducida al descontar este libro: Historias y Leyendas de Vampiros. Después de años de espera tras la recomendación de Krower de que lo leyera (cosa que no hice antes y que no hubiera podido hacer, quizá, visto lo visto) puedo decir que me siento satisfecha una vez conseguido.

El autor, F. Straffer, es uno de los protagonistas, concretamente un periodista, que acude a tomar testimonio de la vida del Sr. John Haigh, apodado el Vampiro de Londres, por sus atroces asesinatos. Pero esque el Sr. Haigh afirma que, realmente, es un vampiro y que los crímenes los cometió por pura necesidad de sangre. Straffer llega a su celda cuando quedan unas horas para su ejecución, de modo que durante ese tiempoescuchará todo tipo de leyendas e historias sobre vampiros que le contará el condenado, quien con desdén sabe que la horca no acabará con él.
Las últimas páginas están reservadas a un breve análisis del autor de los propios vampiros, presentándolos como algo que existe y no existe; no existe como tal la leyenda del bebedor de sangre, pero si hay individuos en la sociedad que pueden considerarse vampiros o monstruos por los actos que cometen.

Atendiendo al individuo sobrenatural, los vampiros que aquí salen se basan en la idea antigua y clásica: solitarios, durmientes durante el día en ataúdes situados en castillos abandonados o cementerios (con excepciones) y cuya sed les provoca la necesidad de matar y desangrar a sus víctimas hasta dejarlas secas. También hay sitio para el romance y el amor,  grandes protagonistas en las antiguas historias. Pero, por supuesto, es lo minoritario, ya que predomina el terror puro, a pesar de que no todos los vampiros son malos necesariamente.

Me ha gustado, como no podía ser de otro modo y es un libro fácil y rápido de leer por su brevedad (y por las historias cortas); cogiéndolo con ganas te lo puedes leer de una tirada y quedarte tan agusto. Recomendable siempre y cuando te gusten los vampiros clásicos y sus peripecias.

8 de enero de 2012

Planet 51


Seguro que todos nos hemos preguntado cómo serían los extraterrestres con los que, algún día, pudiéramos tener contacto de un modo realmente consciente. Pero seguro que muy pocos os habreís preguntado qué pensarían ellos de nosotros; lo extraños que podríamos llegar a resultarles, exactamente lo mismo que estamos seguros de que nosotros nos preguntaríamos. Porque para ellos nosotros también seríamos alienígenas ¿verdad?. Y habría tanto de que hablar e intercambiar que no sabríamos por donde empezar, supongo que igual que ellos... siempre y cuando fueran amistosos ¿no?.

                   

En Planet51 se nos muestra exactamente esto; nosotros somos los alienígenas en un mundo donde parecen estar en plena década de los 50, donde las pelis de ciencia ficción sobre posibles invasores del espacio aterrorizaban a la gente y permitían a su vez empezar a plantearse ya la famosa pregunta de "¿Estamos solos en el universo?". Aderezado con un toque de humor, eso sí.

Lem es un chaval (alienígena) que está en el instituto al que le encanta la ciencia ficción y el espacio y cuyo mayor sueño, es trabajar en el observatorio astronómico de su ciudad. Su vida parece perfecta ahora que lo ha conseguido, pero todo dejará de importar cuando conozca al capitán "Chuck" Baker (menuda marcha se gasta el hombre), un alienígena de aspecto y dialecto extraño que aterriza en su jardín que es en realidad un astronauta americano. Ni se imagina lo que tendrá que hacer para ayudarle a volver a su módulo, ya que su nave principal que está en órbita se pondrá rumbo a la Tierra en unas horas, con o sin él, pues el Ejército está convencido de que las intenciones de Chuck son hostiles, junto con un científico loco obsesionado con la extracción de cerebros.


Es divertida y desenfada, con personajes hilarantes, a la par que se nos muestra un Planet51 que podría ser nuestro propio planeta hace unas cuantas décadas. Se nos muestra que no somos los únicos que podemos setirnos atemorizados, asqueados o encantados de que otro ser espacial esté entre nosotros, haciéndonos poner en el lugar del contrario por un rato.
Me hizo reír, sobre todo el perro-alien y con Rover, que son de lo más simpático, pero sin embargo no es de mis preferidas entre las pelis de animación; vamos, que no me ha calado tanto como por ejemplo, Ice Age o Buscando a Nemo
Pero la recomiendo para pasar un buen rato en compañía de la familia o pareja y si gusta la ciencia ficción: seguro que más de uno aparte de mí se ve medio-autorretratado en los personajes de Skiff y Eckle, que rozan el grado alto de frikismo en lo que se refiere a ciencia ficción y cómics.
 
 

7 de enero de 2012

Pendientes de lectura



Terminando mis vacaciones navideñas he de decir, decepcionada, que no he hecho ni la mitad de las cosas que me había propuesto según terminaban los exámenes. Una de ellas ha sido leer; estoy super perezosa para ello, quién lo iba a decir, pero por otro lado no es del todo extraño, pues no paro de leer cosas del estudio por tanto examen, de modo que cuando tengo un poco de tiempo libre, no me apetece estar leyendo aunque sean cosas que me gusten.
Así, me he empezado un par de libros y no he sido capaz de seguirlos, y tengo tantos en mente (unos por placer, otros por necesidad) que siento que estoy aplastada bajo todos ellos y sin remedio.

Por ello, voy a poner una lista de los libros que próximamente pasarán y terminarán de pasar por mis manos (espero) como ya hice con los videojuegos semi-abandonados. La prueba será plasmarlos aquí, como hago siempre, un poco por gusto y otra por si alguien lo ve y le sirve de ayuda para una elección:

Trilogía Millenium de Stieg Larsson - Los hombres que no amaban a las mujeres me gusta, me estaba gustando, aunque hay parte realmente soporíferas. Lo he dejado apalancado cerca de la mitad y es una pena, porque Lisbeth tira mucho, pero mucho más que "el Blomkvist de los cojones". No sé si tan siquiera me lo terminaré o veré directamente las pelis con mi madre, que la pobre se muere de ganas y me da un poco de agobio el que sean otros dos libros más (más gordos) y que sea así de lento todo.

Drácula de Bram Stoker - Quiero leérmelo, por dios; tanto gustarme los vampiros y no me he leído jamás el tan primeramente famoso Drácula. He visto varias pelis y ninguna se parecerá al libro 100%, de modo que por ello quiero leérmelo pero mi pereza me lo impide.

Memorias de Idhún de Laura Gallego García - Trilogía que lleva años llamándome la atención y que ahora, gracias a Krower, puedo disfrutar por fin, pues nunca me decidía a adquirirlos. Todos los que conozco o he visto que se los han leído hablan muy bien sobre ellos, de modo que seguro seguro que me gustarán.

Corazón de tinta de Cornelia Funke - Ignoro los motivos que me llevaron a abandonarlo hace años, cerca de la mitad. Me gustaba, aunque era un poco lento también, pero no descarto reempezarlo de nuevo, cuando menos me lo espere.

El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien - Me lo he leído 2 veces, pero El Hobbit me lo he leído ya 4 y tengo ganas de refrescar la historia de la Tercera Edad de la Tierra Media, sobre todo después de haberme visto hasta la saciedad las tres películas y tener muchos años más encima, ayudándome así a captar todos los detalles que se me escaparon en la época.

El Hombre del Bicentenario y Yo, Robot de Isaac Asimov - La curiosidad NO mata al gato, de modo que por qué no, me gusta mucho la ciencia ficción y no serían los primeros de Asimov que me leo. El primero lo empecé una vez pero lo dejé, simplemente dejé de leerlo, como siempre. El segundo no lo encuentro y sé que lo tenemos en algún lado, entre los tropecientos libros que rondan por casa. Quizá algún día...
La Tierra de las Cuevas Pintadas de Jean M. Auel - Por supuesto que quiero leerme el último libro de Ayla, ya que te dejan ahí con la intriga de una historia feliz. La cosa es que aun no me lo he pillado porque quiero que lo saquen edición bolsillo, pues el resto los tengo así y son algo más cómodos para leer, aunque algo más pesados de llevar.

Historias y leyendas de vampiros de Fritz Straffer - recomendado por Krower finalmente se lo pediría, porque me muero por leerlo, pero cuando descienda mi larga lista de pendientes, ya veremos...

Resto de novelas de Anne Rice - Krower me los tiene que dejar, pero igualmente, cuando descienda la lista, porque me gustan pero no de un modo desesperado.

Resto de Crónicas de DragonLance y otros- Miedo me da Relay con su gran cantidad de libros que me recomienda y ésta es una colección grande me temo. Aparte, hay otros cuantos que seguro que me gustan. Veremos...

El Juez de Egipto de Christian Jacq - A mis padres les gustó mucho, aunque los patrones de este hombre son muy repetitivos. Sin embargo, su ambientación en el Antiguo Egipto es suficiente para convencerme de leer esta trilogía.

El médico de Noah Gordon - Otro como el anterior, que encantó a mis padres y me recomiendan casi sin descanso. Si es cierto que se parece a Sinuhé el Egipcio seguro que me agrada.

Cuentos Populares Rusos de Afanasiev, El príncipe de la niebla de Carlos Ruiz Zafón, Cuentos de las cosas que hablan de Antonio Robles, La llamada de lo Salvaje de Jack London, El Vergonzoso en Palacio de Tirso de Molina y Doña Pito Piturra de Gloria Fuertes - en cierto modo regalados y que no sé cómo estarán, aunque buenan pita tienen algunos. Debería ir descartándolos de pendientes por su corta longitud y simplicidad elevada.

Entre otros menos seguros, como Las Crónicas de Narnia u otras novelas de Tolkien, por ejemplo.

Wii Party


Con el motivo de la Navidad, el pasar más tiempo con la familia y amigos, se nos ha anunciado mucho en la tele este juego, del que ya llevábamos tiempo jugando en casa y que, por causas varias, aun no había hablado de él por aquí.
Wii Party es esencialmente para lo que se ha anunciado: entretenimiento, pensado para jugar acompañado y echarte unas buenas risas con sus múltiples minijuegos, que no son pocos.

Nada más empezar se nos mostrará un menú por el que nos agrupan los juegos dependiendo del número de jugadores para los que estén destinados: de 1 a 2 o de 2 a 4 junto con la duración estimada de cada uno. Así, tendremos multidud de posibilidades para disfrutar con la familia y, además, conforme vayamos jugando, se nos irán desbloquendo nuevas dificultades y minijuegos ocultos, de modo que la diversión parece no tener fin. Como es lógico, en este tipo de juegos, los Mii nos representarán, añadiendo más encanto al título.

Principalmente, los juegos del menú engloban un cometido principal y, para cumplirlo, deberemos jugar a minijuegos, la mayoría cooperativos, para poder cumplirlo de un modo más sencillo. Así, en el Barco Balancín, si lo hemos hecho mal se nos "castigará" dándonos Mii de distinto tamaño que serán más difícil de colocar en el barco sin que se caigan al agua. En cambio, por hacerlo bien, se nos recompensa con Miis de igual tamaño que, obviamente, serán más fáciles de colocar.
Por otro lado, tendremos pruebas más competitivas. En el caso de Emparejados, tendremos que utilizar nuestra memoria para emparejar a los Mii esparcidos por la plaza, siendo el que más parejas consiga hacer el ganador. Para ello, triunfar en los minijuegos puede ser muy decisivo, ya que nos aumentarán las posibilidades en nuestro turno en el caso de fallar.


Otro caso es el Bingo. Si somos los primeros en cantar líena ganaremos, pero también nos harán pasar por  minijuegos para decidir quién juega con ventaja.
En La Fiesta en Casa, no nos limitaremos a apuntar y hacer, sino que nosotros jugaremos físicamente en la sala; por ejemplo, en el escondite, uno de los jugadores tendrá que esconder el/los mando/s por la habitación y el resto tendrá que intentar localizarlos, tardando lo menos posible porque, conforme pase el tiempo, los puntos aumentarán para el que los haya escondido. El que más puntos tenga, gana la partida.

 

Un punto más a su favor es que sólo necesitaremos el WiiMote para jugar, sin Nunchuk ni Online, características que lo hacen fácil, rápido y cómodo.
Obviamente, estamos ante un título muy adecuado para cualquier edad y si tenemos gente en casa, pues no deja sitio al aburrimiento. Es muy desternillante. Hay que jugarlo.

1 de enero de 2012

Theme Hospital


 Hace ya bastantes años que este juego llegó a mis manos y he de decir que es uno de los que más me gustan de todos los que tengo. Theme Hospital puede parecer obsoleto, pero en absoluto y, aunque no lo parezca, es realmente adictivo y complejo.

Arrancarlo en XP
No he experimentado ningún tipo de problema; lo he instalado y entrado a jugar directamente y me ha tirado, de modo que no ha hecho falta poner el modo compatibilidad ni desactivar el Directdraw como pasaba con el juego de Egipto: 1.156 A.C.


Siéntete como un Dios
Theme Hospital es un simulador desarrollado por la ya desaparecida Bullfrog Productions en 1.997 que te permite diseñar y operar un hospital. Como en otros títulos de la compañía, el juego es aderezado por un sentido del humor un tanto excéntrico y, en ocasiones, algo negro, pero totalmente desenfadado.

El juego está dividido en fases representadas en un tablero de juego de mesa. Pero en todas ellas comenzaremos con un edificio sin nada y tendremos que ir construyendo las consultas y contratando el personal. Para ello, dispondremos de un capital por defecto y tendremos que administrarlo bien si no queremos meternos en préstamos. A la hora de contratar al personal, la interfaz  nos mostrará los profesionales interesados y nos darán una descripción del mismo: nivel de estudios, de habilidad, salario, especialidades (sólo en médicos) y personalidad. Tendremos varios tipos de personal: recepcionistas (si no contratamos como mínimo a una careceremos de visitas), bedeles (que se encargarán del mantenimiento de plantas, maquinaria y limpieza), enfermeras y médicos.

Cuando comience el nivel nos darán un tiempo limitado sin visitantes para ir adecentando el edificio: tendremos que contratar al personal, construir las distintas consultas y añadir mobiliario como bancos, máquinas de bebidas, plantas, radiadores, etc.
Para triunfar se nos exigirán una serie de objetivos distintos que irán dependendiendo de cada nivel pero que quedan reducidos a: curar a un número determinado de personas, alcanzar cierto nivel de reputación, alcanzar un valor por nuestro hospital estipulado, etc. 

Da igual lo que nos pidan, debermos conseguirlo antes que cualquiera de la competencia o habremos perdido. Y la cosa se va complicando conforme avanzamos, pues nos enfrentaremos a terremotos o epidemias, algo que complicará sobremanera nuestros propósitos pero que, si superamos, nos empujarán al éxito.

Conforme vayamos jugando irán apareciendo nuevas enfermedades y descubrimientos, de modo que nuestro hospital crecerá y tendremos que adquirir otros edificios para no quedarnos obsoletos o defraudar y perder pacientes.

Pacientes exigentes con enfermedades... ¿exóticas?
Como ya he dicho, este juego peca de humor y esque las enfermedades que padecen nuestros clientes son puramente ficticias y ridículas, como los pacientes cabezudos o los que tienen una hiper lengua que se miran bizqueantes u hombres invisibles de lo más creíbles casi clavaditos al propio Dr. Griffin.
Eso nos da igual, pues se trata de que estén cómodos y se les haga amena la estancia en el hospital; deberemos procurar que no les falte bebida ni pasen frío o soporten largas colas para todo, porque eso les hará enfurecer y marcharse del hospital, algo que dañará nuestros bolsillos y reputación, reduciéndose el número de visitas en nuestro centro.
Los iconos que aparecen en sus cabezas nos ayudarán en esto pues nos indicará cómo se sienten para poder ayudarles o evitar males mayores.


La fórmula del éxito
Pero no todo queda reducido a eso y esque necesitaremos de todos nuestros sentidos para que no se nos escape ni una y poder salir victoriosos del trance. Habrá momentos en que veremos que, a pesar de curar a mucha gente y que nuestro hospital brille de limpieza, nuestra reputación bajará por los suelos. Es entonces cuando debemos pensar que algo se nos pasa y no vemos; quizás los precios de los tratamientos y análisis sean demasiado caros (obviamente, es un hospital privado, como sucede en América) y tendremos que bajarlos para que la gente se ponga contenta. 

Puede que, de pronto, un paciente vomite y que el resto le imite, convirtiendo el hospital en un auténtico vertedero (las ratas son muy divertidas de matar pero mejor que no aparezcan), por lo que debermos estar pendientes de nuestros bedeles y hacerles trabajar más, lo que también puede ocasionar que su ánimo baje y pidan un aumento.
Deberemos mantener a nuestros empleados contentos y descansados para que su trabajo sea óptimo: podemos concederles pluses o subidas de salario para ayudar a ello.
Cuando el diagnóstico de los pacientes termina se nos remite un fax y se nos pide qué hacer con ese paciente: si vemos que el % de curación es demasiado bajo quizás sea mejor mandarlo a su casa y evitar una posible muerte o, ¿por qué no? encasquetárselo a la competencia.

En todo momento podremos saber cómo vamos consultando las distintas gráficas que nos ofrece el juego o ver nuestros movimientos en el libro diario que nos ofrece el apartado financiero. Siempre podremos hacer ajustes aquí y allá si lo creemos oportuno, algo que puede ser decisivo.



Recompensas
Cada vez que termine el año nos aparecerán una serie de estadísticas para ver cómo nos va en nuestra cerrera y, además, dependiendo de cómo lo hallamos hecho, recibiremos trofeos que tendrán como premio dinero en metálico o aumento de reputación (hospital muy limpio, más curaciones que muertes...) pero ¡ojo! que si lo hemos hecho de culo, también recibiremos otros trofeos a la vergüenza, que pueden suponer pérdidas de dinero o reputación. Así que cuidadito.


Gráficos, música y otros ajustes
Los gráficos son antiguos pero no rudimentarios, no quedan obsoletos y son muy simpáticos, acrecentando el humor en las situaciones oportunas. 
La música es pegadiza y amena, aunque podremos quitarla si lo deseamos, al igual que los efectos sonoros.
Podremos variar la velocidad del juego a más o menos velocidad para adecuarla a nuestro ritmo.


Conclusión
Theme Hospital es un juego muy divertido y adictivo al que no le afecta el paso del tiempo. Es muy desenfadado y nos hará pasar buenos ratos siempre y cuando sepamos llevar el negocio. Ofrece muchos ajustes y posibilidades para mejorar el resultado, aunque conviene guardar a menudo por si acaso.