29 de agosto de 2011

El Hijo de Astérix


Bueno, es obvio que no se trata de un libro propiamente dicho sino de un cómic, pero dado que tampoco leo tan variado de cómics como de libros no los incluyo en un grupo como a éstos últimos.

Lo adquirí esta mañana en Arcadia, junto con el "Thrall y el crepúsculo de los Aspectos" después de pasar por delante de la tienda con Krower ayer domingo y ver a ambos tras el cristal del escaparate, pausa obligada si pasamos por delante. Vamos, que es mi típico "¡Anda, mira lo que tienen!" para pensar/decir a continuación "¡Lo quiero!". Además que me han aplicao un 5% de descuento, que no es que sea mucho pero que se agradece oye. Y así tengo a ambos; el de Thrall hablaré próximamente cuando me lo lea mientras que como el de Astérix lo he liquidado esta misma mañana pues no espero más.

Bueno y ya volviendo de Úbeda diré que la historia es de lo más divertida; un bebé es abandonado a la puerta de casa de nuestro querido Astérix y es descubierto por éste cuando se acaba de levantar, en lo que pensaba que iba a ser un encantador día. Y ya se sabe que en los pueblos/aldeas pequeños todo se sabe y, siendo como es Astérix un soltero de oro pronto empiezan los chismorreos acerca del descubrimiento. Así que Astéix se propone buscar a los verdaderos padres del niño, misión para la cual recibirá ayuda de, como no, su inseparable amigo Obélix y del pequeño Ideafix.

En fin que lo disfruteís, que lo único malo de las aventuras de este simpático y entrañable dúo esque se hacen cortas, terriblemente cortas... aunque siempre podemos coger otro cómic y seguir leyendo :)

26 de agosto de 2011

Los Mitos de Cthulhu

Durante mucho tiempo he ido aplazando la lectura de dicho libro, debido principalmente a que me han ido prestado otros (lo que los convierte en objetivos preferentes) o por falta de tiempo y tener ya quizás dos o tres libros empezados. Pero finalmente lo hice, sí, me he leído Los Mitos de Cthulhu. Decir como aporte cómico que no tenía ni idea de que lo tenía en casa, a pesar de haberlo sobado y cambiado de sitios doscientas veces mínimo, pero creo que debido a su portada tan poco llamativa no se me grabó a fuego en mi mente. Cuando había decidido leérmelo y acudir a la biblio a por él, resulta que el chip pitó en mi cabeza y, casi instintivamente, agarré el primer libro que me encontré y así supe que lo tenía en casa (bueno, en realidad es de mi padre).


Me resultó un pelín decepcionante de que no fueran los Mitos en sí, ya que este ejemplar es un recopilatorio de historias cortas, algunas de Lovecraft y otra de sus amigos (Círculo de Lovecraft) que se dedicaron a perdurar el legado del autor una vez muerto, usando para ello las ideas y estética de él. Dicho recopilatorio fue seleccionado por Rafael Llopis, y cuenta además con un estudio preliminar, una bibliografía sobre H. P. Lovecraft, notas y citas también obra de Llopis.

El libro es dividido, a su vez, en otros tres libros: Los precursores (autores e historias que influyeron en Lovecraft para la estructuración de sus mitos, además de un relato del joven escritor), Los Mitos (que corresponden al ascenso y pleno apogeo de los mitos) y Mitos Póstumos (ya posteriores a la muerte de Lovecraft).


En todos ellos abundan ciertos elementos comunes: estética gótica y oscura; horrores y temores cósmicos, viscerales y comunes a todos nosotros; la cita de determinados volúmenes como el Necronomicón o De Vermis Mysteriis, de magia negra y rituales oscuros; elementos negativos y que hacen percibir la catástrofe como el mar, el pescado, los hombres-pez(no puedo evitarlo, me los imagino como los Múrlocs que, en realidad, están basados en ellos), criaturas marinas vamos y la niebla; pueblos ficticios considerados malditos, en los cuales se desarrollan algunos de los mitos, como Arkham o Innsmouth; rituales a demonios o criaturas interestelares...

Es obvio que todo esto se repita, ya que son elementos lovecraftianos y para algo se basaron los amigos en eso ¿no?. El caso que molan, las historias están geniales y dan miedito en muchas ocasiones. La imaginación de los relatos y de las criaturas es cuanto menos desbordante y lo parten (algunas más que otras, claro).

Cabe añadir que Lovecraft se inspiró en otros autores como Edgar Allan Poe, Lord Dunsany y Arthur Machen, entre otros que fueron los dichos precedentes de esta cosmogonía ficticia. A la vez se puede decir de que ha influido en las mentes de otros fabricantes de ficción de hoy en día, como los citados Múrlocs del WOW o El Dios Antiguo, el dios de los vampiros de mi saga predilecta de vampiros, Legacy Of Kain asemejado en muchos aspectos con el mismísimo Cthulhu, una de las razones por las que decidí buscar el libro.


Vamos, si os gustan las historias de terror y ciencia ficción en estos relatos encontrareís ambos géneros, con criaturas de pesadilla y escenarios siniestros y oscuros, como la esencia de los seres que los protagonizan. Aunque no constan todos los mitos sin duda es una buena recopilación y merece la pena ser disfrutada; mejor si es de noche, a la luz de las velas y con una tormenta/lluvia o niebla como colofón final ;)

Desayuno en Plutón


Ayer noche emitieron Desayuno en Plutón por la 2, después de la comedia española Atraco a las Tres. Inicialmente no teníamos pensado verla, pero finalmente nos enganchamos a su argumento, a pesar de su inicio tan... extraño.

La película narra la vida de Patrick Graden o, como él prefiere ser conocido, Patricia "Gatita" Graden (Cillian Murphy) que, desde bebé, fue abandonado por su madre a las puertas de la casa del cura del pueblo (Tyrellin), interpretado por Liam Nesson. Crece en una casa adoptiva de dicho pueblecito de Irlanda, sabiendo sólo de su madre que se parecía a la actriz Mitzi Gaynor. Ya desde pequeño Patrick mostraba claramente sus tendencias sexuales; se siente mujer atrapada en cuerpo de hombre. Por otro lado, la necesidad de ver a su madre biológica hará que se lance a Londres, el último sitio por donde se vio a su madre.


Dirigida por Neil Jordan en el 2006 y basada en el libro homónimo, trata principalmente de las dificultades por las que tienen que pasar los transexuales además de mostrar el conflicto del IRA (años 60-70), algo en lo que nuestra amiga "Gatita" se verá involucrada.
Al principio se nos hace extraña y rocambolesca, encauzándose por algo más normal conforme pasan los minutos y vamos conociendo a la protagonista, que es pura dinamita, al igual que su historia.

El viaje de "Gatita" es puro drama, pues las aventuras y desventuras que vive nuestra protagonista (divida por capítulos con títulos simpáticos) son realmente duras. Es imaginativa, inocente, inteligente y valiente con mucho que ofrecer, pero que siente no encajar en ninguna parte y no puede evitar exponer su corazón para ser herido poco después, aunque a lo largo de la película se irá notando una evolución a mejor.
Ya vereís como, a pesar de ser hombre, no vamos a poder evitar verla una mujer, tal como ya pasaba en otras películas como Una Jaula de Grillos con el personaje de Alber. La interpretación de C. Murphy es soberbia, dota al personaje de un carisma y encanto inigualables. Por ejemplo, la escena de la confesión con los agentes (no quiero spoilear más) es un reflejo de la personalidad de "Gatita" siendo el final de ella muy sorprendente y emotivo, mostrando el amor que es capaz de sentir alguien por algo.

La historia también se centra en otros personajes secundarios, como el sacerdote Liam o en los amigos de "Gatita" Charlie, Irwin y Lawrence, siendo todos ellos pilares importantes para nuestra protagonista y para parte de los actos/consecuencias de su vida. Veremos un cameo de un Brendan Gleeson sin ojo mágico (sí joe, Ojoloco Moody en Harry Potter), siendo el resto de actores no conocidos en nuestro país.

En fin os recomiendo verla; trazas de humor con oscuras vetas de drama durante una hora y media, con una protagonista sobresaliente e increíble (repito, la interpretación soberbia) y una historia alocada y conmovedora. ¿Por qué os la teneís que perder?

24 de agosto de 2011

La Gran Final

Esta noche hemos podido ver en la 2 "La Gran Final", una película-documental española dirigida por Gerardo Olivares en el 2006.

Año 2002. Se juega la final del Mundial de Fútbol entre Alemania y Brasil. En tres puntos distintos del globo grupos de gente se pirran por ver el esperado partido, haciendo lo imposible por conseguirlo. Nosotros estamos acostumbrados a repantigarnos en el sofá, con nuestra cervecita fría al lado y a otro el bol de palomitas con el mando a distancia, pero en lugares como la selva amazónica, el desierto del Sáhara o los yermos parajes de Mongolia no permiten tales comodidades dignas de sibaritas; y así un grupo de indios del Amazonas, una familia nómada de mongoles y un grupo de árabes del Sáhara querrán evitar a toda costa perderse el esperado partido.

En primer lugar como se ve no es una película cuyo argumento vaya de fútbol, sino de las emociones humanas ante el fútbol, un fenómeno deportivo de masas que influye en todo el globo, sobre todo en eventos de tal magnitud como es un Mundial.
Esta comedia disparatada, surrealista y estrambótica nos hará pasar un buen rato, con un doblaje cómico y desenfadado, unido a las situaciones que tienen que pasar los protagonistas para poder presenciar su querido partido. Si no te mola este deporte no pillarás el significado de la película, porque ignoro exactamente cuándo y cómo comenzó todo, pero bien es cierto que el fútbol levanta pasiones insospechadas; es una chorrada, pero es increíble de ver cómo reaviva el corazón de miles y miles de personas algo común y hasta niveles altísimos (dejando de lado la mierda de los ultras y los hooligans y todos aquellos que aprovechan cualquier cosa con tal de liarla) y que, mirando el lado positivo, consigue animar y distraer a la gente durante 90 min de todos sus problemas.

Aquí como mucho hay inofensivas discusiones o frases del tipo de "Mi tío dice que si no apoyaís a Alemania apaga la tele (puesto que es suya)"; otras frases cómicas o memorables son, por ejemplo la de los indígenas que intentan por todos los medios conseguir señal en medio de la selva: "Muévete hacia el nido de abejas"-"¡Qué no! Que yo de aquí no me muevo ni loco" o "¿Quiénes son los de blanco?"-"Alemanes"-"¿Y los de amarillo?"-"Esos son de Brasil, pero tenemos que animar a los alemanes porque el tío de la silla es el dueño de la tele y dice que si no lo hacemos, la apaga"-"¿Ah sí?... Menudo cabrón" o ver a los indígenas corriendo por la selva con el 9 de Ronaldo pintado a la espalda...


En fin, que no quiero destripar nada más; os la recomiendo para que paseís un rato entretenido y animado, quizás si el fútbol no os gusta nada os eche para atrás y no os guste, pero es cuestión de eso, de gustos. A mí me ha encantao y me he desternillao, y eso que me perdí un poquito el empiece...

7 de agosto de 2011

Little Big Planet 2


Es una lástima que semejante título sólo esté disponible para la PS3, y esque estamos hablando de un juego que es un encanto. Debe ser por los muñequitos de trapo que lo protagonizan (cuyo principal es Sackboy) y que son totalmente personalizables según nuestros gustos... y muy majillos, fíjate tú.

Y esque de eso va LittleBigPlanet2; aparte de ser un juego de plataformeo puro y duro (saltos, balanceos, exploración...), la posibilidad de personalizar todo a tu gusto es ilimitada. Puedes personalizar, además de los muñecos de trapo, los propios escenarios, y esque ¡tú mandas! Si hay algún tema que te apasione, puedes crear escenarios temáticos, como de dinosaurios, Final Fantasy... ¡lo que tú quieras! Además puedes descargarte escenarios creados por otros jugadores y jugar en ellos.


En cuanto al juego en sí, puedes jugar sólo o acompañado (en nuestro caso, éramos 4), siendo la segunda opción la más divertida, aunque para variar también puede ser la más problemática; eso sí, carcajadas no van a faltar porque además de las propias pantallas del juego (con bosses y todo) hay ciertas partes de desafíos cronometrados consistentes en conseguir la máxima puntuación para obtener objetos, pero suelen ser competitivas: circuitos de carreras, secuencias, baloncesto o coches de choque son sólo algunos ejemplos.


Pero en las pantallas normales la colaboración entre players es fundamental; trabajar en equipo de modo coordinado facilita mucho las cosas. Además, deberemos visualizar en todo momento a cualquiera de nuestros avatares, porque de lo contrario el que no sea visible morirá si la cuenta atrás finaliza. Se añade a lo difícil de ello que cuando mueren, no podremos volverles a ver hasta el próximo Check Point y, conforme avanzamos en el juego, llegará un momento en que contaremos con vidas y si las perdemos todas, ni saldrán en esos puntos o se terminará la partida, teniendo que reiniciar el nivel.


Tus personajes interactuarán con el entorno, pudiendo poner pegatinas en algunos puntos para poder obtener un 100% de objetos recogidos en el nivel o usar determinados objetos que te ayudarán en tu misión. Podrás usar gagdets de lo más imaginativos o monturas de lo más bizarras en algunos momentos del juego, pero todo con un toque muy simpático y atractivo y, sobre todo, imaginativo.

He jugado poco, pero los pocos ratos jugados han sido desternillantes y engancha de verdad, sobre todo porque con compañías es mucho más gracioso; estar casi toda la tarde con él y parte de la noche y quedarte con ganas de más es una pequeña prueba de que este juego vale.

4 de agosto de 2011

La Odisea de Homero?


Hace ya muchos años que había escuchado algunas de las desventuras de uno de los héroes más conocidos de la mitología clásica: Odiseo (Ulises para los romanos y para la mayoría de vosotros) y visto una película que, aunque de la televisión, era larga y bastante fiel al mito griego y gustó mucho aquí en casa. Mi padre era el que se encargaba de ampliarme los detalles de la historia.
Como amante de la mitología, entró en mi mente la idea de leerme el libro puesto que en las películas siempre se comen cosas y, finalmente, conseguí ese propósito.

Desafortunadamente, es bastante pesado en lo referente al modo de narración, puesto que lo hace al modo antiguo; hay que tener en cuenta que se trata de un poema épico y, por consiguiente, está dividido en cantos y estrofas. A pesar de adaptarlo a la prosa, el lenguaje y la expresividad son de la época, resultando tedioso y recargado. Por ejemplo, el uso continuo de epítetos como "el divino Odiseo", "Atenea la de ojos brillantes", "Eos, la de dedos de rosa", "le dijo aladas palabras"... continuamente cada vez que es mencionado dicho personaje o se da cierta situación, cansa, de veras, con una vez es suficiente, pero es principalmente lo que nos encontraremos. También se aprecia la repetición continua de la misma línea de dichos adjetivos, sobre todo como si fueran a modo de título o presentación continua; por ejemplo, "Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo rico en ardides" es usada continuamente, sobre todo a la mitad de la historia, cada vez que alguien le dirige la palabra a Odiseo.
También, y es algo que parece típico de Homero, irse a veces por los cerros de Úbeda en comparaciones con otras historias, puesto que suelen mencionarte a tal héroe o divinidad y ya te cuentan el mito resumido, que está bien, pero que después de cinco hojas así te olvidas de dónde quedaron Odiseo o Telémaco.

La historia en sí mola, desde luego, para qué nos vamos a engañar. Todas las aventuras que vive son dignas de ser conocidas, aunque curiosamente es lo más breve del libro y no porque no sean muchas, sino porque son contadas con relativa rapidez si comparamos con otros pasajes que son de lo más cansinos cuando se podría decir en una frase. Pero con los cerros de Úbeda hemos topado.


Así que si no os gustan las narraciones pomposas y recargadas, no os aconsejo que os lo leaís, sino más bien que veaís la peli aunque os perdaís algunas cosas o las veaís cambiadas, como el reencuentro de Odiseo con su padre, cosa que no salía en la película que yo vi, entre otras.
La historia está muy bien, pero la forma de la narración si fuera más amena, sería lo ideal, aunque bien es cierto que es una marca de la antigüedad y calidad de la obra.

2 de agosto de 2011

Beowulf


Realizada en el 2007, cuando la vi anunciar para cines me llamó la atención aunque no en demasía. Sin embargo ayer de madrugada, según terminó Outlander en Telemadrid, comenzaba Beowulf y no pude evitar quedarme a verla, a pesar de que tenía sueño. Y me gustó mucho, pues es una adaptación de un popular poema ápico anglosajón, similar al Anillo de los Nibelungos.


En ambas historias, Beowulf, originario de Geatland, llega a las costas danesas para acabar con el problema del rey Hrothgar: este no es otro que Grendel, una criatura de lo más fea e histérica a la que le molestan los ruidos, gritos y música de la nueva sala de celebraciones del rey. Grendel matará a casi todos los que hay en la sala por lo que el rey busca la muerte del monstruo, que huye ante su desafío. Cuando Beowulf lo mata, ignora que después de ello tendrá que enfrentarse a la madre de Grendel, que jura venganza por el asesinato de su hijo. Pero será una venganza poco convencional.

Las diferencias con el poema épico no son demasiadas, si bien es cierto que quitan parte del encanto de la película, que tiene un look argumental muy mitológico. Con decir que la madre de Grendel es una ogra (a pesar de que los ogros carecen de sexo en la motología nórdica) es más que suficiente. La personalidad del rey Hrothgar no es tal como la de la película y el cristianismo está aun menos presente.

Sin embargo, no deja de ser una película entretenida y muy curiosa de ver, sobre todo por su animación, conseguida gracias a la técnica de la captura de movimiento , algo ya usado para otras películas, como el Gollum de El Señor de los Anillos. Sólo que en Beowulf se aplica a toda la película: actores como John Malkovich, Anthony Hopkins, Alison Lohman, Robin Wright Penn o Angelina Jolie serán reconocibles en el film.
Como curiosidad, decir que alrededor de unas 300 cámaras son las responsables de semejante resultado.

Y esque no es para menos cuando digo que es la leche lo de las capturas de movimientos, porque nadie diría que el actor que hace de Beowulf, el joven y fuerte protagonista, sea Ray Winstone. Sí hombre, aquel señor algo entradito en años y carnes que salía en la última aventura de Indy gritando como un descosido aquello de "¡¡¡Jonsyyyyyyyyyyy!!!" cuando las cosas se ponían feas para nuestro arqueólogo favorito. ¿A qué es un ORLY total?
Por cierto, para aquel que sienta curiosidad, le diré que Grendel es un Jotun, por si no lo notaba en el film y se preguntaba que leches es ese tío.


En resumen, que la recomiendo a todo aquel que le gusten las historias mitológicas, los héroes y las criaturas fantásticas; la historia, a pesar de no ser del todo fiel al poema original está muy bien y merece la pena por ver la calidad del trabajo. Os gustará.

Visiones Campestres: El Nido de Verdecillos. Parte V

28/07/2011
No pudimos esperar más tiempo y decidimos volver al día siguiente para comprobar el estado de nuestro pequeño amigo, al cual dejamos el día anterior en su nidito.

Cuando llegamos no encontramos nada; ni rastro de ninguno de ellos, pues el nido estaba vacío y no se veían en los alrededores a ninguno de los cinco, ni a los papás ni a los jovenzuelos.
Así que, un poco decepcionados, decidimos sentarnos a esperar, a ver si con un poco de suerte pasaba alguno por ahí. Al rato, comencé a oir unos chillidos pero no hice mucho caso, hasta que al escucharlos mejor me recordaron mucho al pequeño.

Se lo dije inmediatamente a Krower, que me decía que no escuchaba nada. Después de un rato de insistencia mía y de no oír nada él, me instó a seguir el ruido.
Así hice y al ir acercándonos Krower pudo escucharlo también, corroborando mis sospechas: era nuestro pequeño. Así que le buscamos y finalmente Krower le localizó, a pesar de que al acercanos se había callado. Estaba en el suelo, en el jardín entre los arbustos y empezó a huir a saltitos de Krower. Cuando éste le siguió e hizo amago de cogerle, el pequeño salió volando unos metros hasta el jardín cercano. Y justo íbamos a darle alcance cuando vimos que un verdecillo adulto se posaba en un árbol cercano al pollo, así que le dejamos y nos apartamos, para ver si era uno de sus padres.

El pequeño piaba como antes pero el mayor no se movía del árbol. Así estuvimos mucho rato, hasta que finalmente bajó al suelo y las llamadas del pequeño cambiaron, siendo más rápidas y bajas: le estaban alimentando. Al poco, el progenitor se fue y el pequeño siguió piando para, a continuación, ser alimentado por otro verdecillo que no habíamos visto. Cuando éste se fue, el pequeño guardó silencio.

Cuando nos fuimos a ir, debatimos Krower y yo de si debíamos devolverle al nido o dejarlo todo tal como estaba. Sopesando las posibilidades, decidimos dejarle en el suelo, pues el día anterior fue depositado por nosotros en el nido, pero se ve que los padres ya le instan a que salga y que explore e intente volar, de modo que no serviría de mucho el devolverle allí. Tenía sus riesgos, para nada más podíamos hacer por el benajmín (eso o llevárnoslo, pero lo mismo sale muy mal y Krower me tiene prohibido llevarme a ninguno, conociéndome como me conoce xD)

Le deseamos toda la suerte del mundo, que salga adelante, que crezca como sus hermanitos y que sea mayor, aunque puede ser algo realmente difícil; si los padres le siguen alimentando como ahora, cabe la esperanza, pero también puede ser que desistan y le abandonen a su suerte, produciéndose así la muerte para el pequeño. De no haberle cogido nosotros y meterle al nido el día anterior, de seguro hubiera sido aplastado por algún coche que saliera o entrara para aparcar, así que ahí se puede decir que le salvamos la vida...

Lo dicho, esperamos de todo corazón que lo consiga.

Visiones Campestres: El Nido de Verdecillos Parte IV

29/07/2011
Al llegar, nos encontramos con lo siguiente:



Krower pensaba que esta vez sí que era la madre, pero poco después el animalito se voló (defecando en el aire) y se posó en un árbol cercano; por su forma de aterrizar y balancearse, nos dimos cuenta de que se trataba de uno de los jovenzuelos.

A los pocos segundos, según iba a acercarse Krower, un segundo verdecillo salía del nido, revoloteando a un árbol cercano pero distinto al primero.
Justo después, esto era lo que encontrábamos, un nido vacío:


Krower pudo, no obstante, robarle el posado al primer hermano:



Pero ¿y los padres?¿ Y el tercer hermano? Lo único que pudimos hacer fue sentar, observar y esperar. Pudimos ver que un tercer verdecillo al cual no habíamos visto se reunía con el primero en salir del nido para, a continuación, reunirse con el segundo pollo. Dedujimos que eran los tres hermanos que habían decidido reunirse, como método para repeler su inquietud.

Con todo, Krower insistía en que oía un piar y decidió acercarse. Al poco me lo veo mirando al suelo, en el bordillo de la acera y agachándose persiguiendo a algo que se le escapaba de las manos. Vino con algo en las manos; por un momento pensé que era el tercer pollito, pero me pareció demasiada casualidad así que pensé que se trataba de una lagartija o una salamanquesa. Pero no, era el tercer pollo, el más pequeño. Estaba justo arrimado al bordillo, de allí que no lo viéramos en un principio y, al intentar huir de Krower, se había quedado pillado en la rueda de un coche, lo que le permitió a éste cogerle.

El pobre presentaba este aspecto:





Apreciando mucho menos desarrollo que sus hermanos mayores, el pobrecito daba penilla, pero al poco de sentarse Krower a mi lado intentó huir volando, si bien no levantó mucha altura ni cubrió gran distancia, por lo que pudimos cogerle de nuevo. Le quitamos una chinita que tenía en un ojito (en el derecho) y, después de tenerle ambos y mirarle bien, le devolvimos al nido.

Nos volvimos al banco a esperar para, al poco rato, ser recompensados por uno de los padres que entraba al nido y le daba de comer al pequeño (se notaba por sus llamadas) lo que era una buena señal, pues los padres parecían querer sacarle adelante a pesar de las diferencias con sus adelantados hermanos.

Cuando nos fuimos a ir, nos pasamos por el nido y echamos otra foto, haciendo que al acercanos el pequeño se metiera más en el nido. Fuimos a un recado y al volver, pasamos por delante de nuevo para comprobar si aun permanecía en el nido, siendo así.