4 de agosto de 2008

Antiguo Egipto: Los Colores




En el Antiguo Egipto, el color era una parte integral de la sustancia y del ser de todas las cosas de la vida. El color de una cosa era el indicio de la sustancia o el corazón de la materia. Cuando se decía que no se podía conocer el color de los dioses esto significaba que ellos eran irreconocibles y por lo tanto jamás serían comprendidos.
En el arte, los colores eran el indicio de la naturaleza de los seres. Por ejemplo, cuando a Amón se lo retrataba con la piel de color azul, esto hacía alusión a su aspecto cósmico mientras que la piel verde de Osiris simbolizaba su poder sobre la vegetación y su propia resurrección.

También con frecuencia combinaban los colores complementarios: así pues no era de extrañar que el oro fuera el opuesto a la plata, así como el negro y el verde iban de la mano lo mismo sucedía con el rojo y el blanco (colores presentes en la corona del faraón del Alto y Bajo Egipto, por cierto).

Ciertos colores poseían su propio simbolismo:


Traductor