4 de diciembre de 2016

Monopoly Deal: Juego de cartas



Apenas hemos jugado el número suficiente de partidas como para llenar una mano al contarlas pero la verdad que eso no quiere decir absolutamente nada malo, salvo que ya son suficientes como para poder comentaros un poco sobre el juego de cartas de Monopoly Deal.

Soy de esas pecadoras de la pradera que jamás ha jugado al Monopoly original (si exceptuamos el proyecto de fin de DAI en el que desarrollé uno, en equipo, en lenguaje Visual Basic) por lo que mi desconocimiento sobre este juego es máximo y no soy las más indicada para hablar de él.

Pero a bien puedo decir con seguridad que este juego de cartas mola.


Y lo hace por diversas razones.

En primer lugar es sumamente sencillo jugar, las instrucciones son de lo más fáciles y viene todo detallado. Contaremos además con una carta de reglas rápidas, lo cual siempre es de agradecer, sobre todo en las primeras partidas.

Otro punto a su favor es que las partidas son rápidas - en la caja indica que tienen una duración de unos 15 min. aprox por partida - por lo que no se hará en absoluto pesado.

Por último podemos jugar de 2 hasta 5 jugadores, lo cual está genial, aunque en mi caso siempre hemos jugado 2, al menos de momento. Quizá en próximas partidas seamos el doble y puede que agregue al final de la entrada la impresión que causa con más jugadores en la palestra que, aunque parezca una nimiedad, dependiendo del número de jugadores la sensación transmitida sea diferente. 
Realmente existe la opción de jugar con más de 6 pero para ello deberéis poseer de otro paquete más de Monopoly Deal.


OBJETIVOS Y REGLAS
El objetivo para ganar es de lo más simple: conseguir tres propiedades completas de diferente color. Para ello puedes o bien ir consiguiéndolas o ir en plan mapache, esto es, robárselas al resto de jugadores. 

Mi zona tras acabar una de las partidas, montada en el dólar (banca a la izquierda) aunque sólo con dos propiedades completas (marrón y azul claro).


Cada jugador comenzará inicialmente con 4 cartas aunque como máximo en mano podrá tener 7. Los turnos se desarrollarán de la siguiente manera:

1. Coger dos cartas del montón de reparto: Hay tres tipos de cartas: de banca (dinerito rico), propiedades (indispensables para ganar) y de acción, siendo la misma descrita en la carta (que si tienen valor también pueden ser usadas como banca).

2. Jugar hasta tres cartas, haciendo cualquiera de las siguientes acciones en cualquier orden:
    a. Poner cartas de dinero/acción en tu banca -- la banca se puede incrementar al salirte cartas con valor monetario o por cobrar alquileres, cumpleaños, etc. Tienes que tener en cuenta que si colocas en la banca una carta de acción para convertirla en dinero ya no la puedes usar como carta de acción para el resto de la partida.
      b. Colocar las propiedades -- se considerarán completas cuando tengas el número de cartas del mismo color que indican en ellas. También, dependiendo del número que tengas, podrás cobrar determinada cantidad de alquiler.
        c. Jugar carta de acción -- se pueden jugar inmediatamente después de ganarlas. Hay diferentes acciones, todas ayudando al jugador del turno y algunas perjudicando al resto.
3. Finalizar el turno - si tienes más de 7 cartas al final de tu turno en la mano debes descartarte de las sobrantes colocándolas debajo del montón de reparto. Si no tienes ninguna carta, coge 5 al principio del turno siguiente.

Otras reglas:
- Las cartas una vez usadas jamás pueden volver a la mano del jugador. 
- Nunca se paga con cartas de tu mano, sólo con las que están en juego.
- Se puede pagar con cartas de la banca y/o con cartas de propiedades, según tu propio criterio. Aunque es obvio que interesa pagar más con la banca, que queréis que os diga.



La zona de Krower, más humilde pero con sus tres propiedades completas, como bien podéis ver (verde, negra y amarilla)


MI OPINIÓN (para 2 jugadores)
Como digo el juego se desarrolla súper rápido de tal manera que, como no estéis atentos, os junta alguien de pronto las 3 propiedades y habéis terminado. Obviamente siempre hay que procurar tener pasta en la banca por si alguien nos endosa un cumpleaños, un alquiler o incluso una recaudación, porque si no tienes suficiente dinero in cash debes desembolsar con las propiedades, lo cual es una putada.
Las instrucciones de las cartas de acción son escuetas, simples y directas, por lo que no habrá ninguna posible doble interpretación al respecto de su funcionamiento, lo cual se agradece. 
Buena suerte con las cartas de acción a la par que tener pericia con las mismas teniendo siempre la banca cubierta es el secreto si queréis ganar aquí. Es muy fácil que os desplumen en un abrir y cerrar de ojos o que os roben esas propiedades completas que tanto os costó conseguir, por lo que os recomiendo aprenderos bien las posibles acciones de todas las cartas para tenerlo en cuenta. Y usarlas sin arrepentimiento cuando se trate de perjudicar al prójimo, que los negocios son los negocios.
Roben, cobren, amasen dinero, ganen y maten... err, bueno, eso último mejor no.

Ya digo, el juego es divertido, ameno y entretenido por lo que seguro que os echaréis varias partidas seguidas y, aunque la mecánica pueda parecer un tanto liosa, según avancen los turnos os daréis cuenta que ya lo habéis pillado. Lo bueno también es que el juego te da mucha libertad a la hora de usar las cartas y que realmente son pocas las cosas que hay que hacer.

Sencillo y adictivo. Yo os lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario