7 de octubre de 2016

[Aquellos maravillosos momentos] Tomb Raider y Lara Croft


Madre, que no ha llovido ni nada desde la última entrada dedicada a esta sección que copié adopté tras verla en el blog de SAeNcSA hace tanto tiempo y con la que tanto me he divertido cuando las he escrito por aquí.

Voy a tomar prestado también un arranque que tuvo Ina recientemente que le llevó a poner una pequeña parrafada en cierta red social explicando los motivos de por qué Tomb Raider es para ella una saga tan importante. Admito que es mucho más fan que yo - no tengo ni una sola figura de la Srta. Croft, por ejemplo, ni me hago con casi todo lo que sale de la saga en el mercado - pero no por eso mi amor y cariño a estos es inferior, sobre todo teniendo en cuenta que estrené mi primera Playstation con uno de ellos.


Cuando me compraron la Play ésta llevaba ya bastante tiempo en el mercado - siempre llego tarde a las cosas - pero por eso me beneficié de un pack bastante bueno que encontramos en una tiendecita de mi antigua localidad que hace muchos años que ni existe. Venía la consola, un mando, una Memory Card y el Tomb Raider III. Yo en su momento no estaba muy convencida si me iba a gustar el juego pero cuando el tipo preguntó: "¿Te gusta Indiana Jones? Ah, ya veo que sí. Pues es como las pelis de Indiana Jones pero con una mujer" mis dudas parecieron despejarse al instante. Hasta mi padre, que desaprobaba los juegos de tiros - ya ves tú - había puesto su cara de "oye, a mí me ha convencido". De paso, me das ese juego de Jeff's Wayne: The War of The Lords, gracias - aunque eso es otra historia.

Y tan contenta con la primera consola que tenía tras la NES y con dos juegos que para mí eran la leche porque no tenían nada que ver con aquellos arcades y plataformas de la vieja escuela que tenía más que quemados pero que adoraba y seguiré adorando hasta mi muerte, no vayáis a pensar.


Formulando la misma pregunta que se hizo Ina: "¿Qué es lo que me enamoró de Tomb Raider?" Puedo contestar que sin duda Lara Croft tiene parte de culpa, por ese espíritu aventurero que emana de su ser, su temple y sus capacidades. Pero lo bonito también de Tomb Raider es lo que mola el poder explorar ruinas, sortear trampas y pensar un poquito sobre cómo demonios conseguir aquello y dónde estará la llave que necesito aquí. He pasado muchísimas tardes divertidas, desesperantes y entretenidas obligándome a usar toda mi destreza con los mandos de la Play que al principio resultó de lo más doloroso a mis manos acostumbradas a los finos y lisos mandos de la NES. Me encanta explorar a fondo los niveles, intentando llegar a aquellos sitios que eran imposibles y que acababan en una muerte un tanto explícita, buscando todos los secretos que, si conseguías localizar, podías desbloquear un nivel secreto.



Tomb Raider III me fascinó por su complejidad, de hecho no sabía cómo demonios se empezaba una partida y me tiré "atrapada" en la mansión de Lara hasta bastante tiempo después. No me di cuenta que tenías que entrar en el pasaporte y, creo, pasar una página para empezar la nueva partida. Aunque ese percance me ayudó a entender bastante bien los controles aún así lo pasé mal al principio con los saltos, porque la base de Tomb Raider - de los clásicos, quiero decir - siempre han sido los saltos; si no sabes saltar estás jodido, no vas a llegar a ningún sitio. Y es de lo más simple una vez que le coges el truco, luego ya es cuestión de no equivocarte en las secuencias, mirar mucho y tener maña para esquivar esas trampas tan traicioneras. Y aunque para mí era algo novedoso lo de guardar partida no podías tampoco hacerlo siempre que querías porque sólo podías con unos cristales, siendo a veces bastante limitados, por lo que te convenía guardar algunos para otros niveles más complicados. 
¿Mis partes más odiadas? El maldito conglomerado de niveles de Islas del Pacífico Sur, lo aborrezco, serán los únicos niveles que sólo he pasado una vez cada uno, me parecían hasta feos. ¿Mis favoritos? Los de la India y, en parte, los de Londres. No sé cuántas veces me lo he pasado de cabo a rabo -evitando las Islas del Pacífico - y cuantísimas veces más me pasé niveles sueltos.
Tuve en cierto modo la negra con el juego. Ya dije que me tiré mucho tiempo sin empezarlo porque no sabía dónde se hacía, más luego que me quedé muy pero que muy atascada con el nivel del Ruinas del Templo, que sería finalmente mi favorito, en aquella sala inundada tras caerte varios escombros y que tenías que subir saltando... no veía las plataformas. En fin. Luego ya casi casi como la seda - si omitimos el maldito Pacífico y algunos niveles de Londres y Nevada, pero ningún atasco fue tan bestia como el del Templo de la India.

La susodicha sala y las plataformas que vi un día de pura casualidad.

Al III siguieron el resto, no recuerdo ya bien el orden correcto, pero creo que fueron: IV, V, I y II. Y de todos, siempre mi favorito será el III. El IV me resultó algo decepcionante el modelado de Lara mientras que el de los escenarios ganaba pero al tratarse de un juego tan largo y tan enrevesado hacía muy complicado el pasártelo sin una guía; también el monotema de Egipto, por mucho que me chifle, hacía del juego más sosete y poco variado. El II y el I mucho mejor, si bien es cierto que obviamente más desfasados porque, como muchos dicen, "el III nace al combinarse las mejores cosas de los dos primeros".


Jugué Angel of Darkness con guía. No me gustó. Probé Legend y no me gustó. Jugué El Templo de la Luz y, aunque muy diferente, me gustó muchísimo. Jugué el nuevo Tomb Raider y me encantó, aunque me impactara no lo hizo como los antiguos. Terminé Anniversary y me desesperé con sus bugs. Me pasé Legend y me encantó, mi favorito por detrás de los clásicos y por encima de algunos de ellos. Underworld... mejor ni hablar, lo abandoné porque no soportaba los malditos bugs y los movimientos tan antinaturales de Lara; no lo doy por imposible, pero me tengo que juntar con muchas ganas. El último ha sido El Templo de Osiris, muy contenta también. Me faltan Rise y, una espinita, The Lost Artifact... Relic Run no cuenta, lo he jugado mucho, pero meh.


Por cierto ¿por qué dejaron de incluir la mansión de Lara? Con lo que molaba encerrar al mayordomo en el congelador, y la mansión en sí también. ¿Mi favorita? Siempre será la del III y, luego, la de Legend.

Pero si los juegos me encantaron como tal también lo hizo su protagonista, Lara Croft. Sin ella la saga no hubiera tenido el éxito que ha tenido.
Quiero dejar claro que estoy muy cansada del tema de la sexualización en los videojuegos y sí, admito que Lara siempre ha sido un reclamo para los hombres con semejantes atributos, pero para vosotros que os escandalizáis a la mínima diré que aún así cuenta con muchísimas fans femeninas.
Es cierto que lo que más llama la atención de Lara son sus grandes pechos y sus largas piernas, pero ¿qué hay de malo en ello? ¿Es que la protagonista no puede ser guapa?
Que yo sepa en los juegos no usa sus cualidades físicas ni para flirtear ni para conseguir sus propósitos, todo lo contrario. He ahí la fuerza de Lara. Aristócrata inglesa que sabe manejar todo tipo de armas, que le encanta conducir todo tipo de vehículos, atlética y ágil como un felino y mortífera como nadie, solitaria, un tanto fría pero, con todo, sin perder un ápice de su feminidad.
Los fans quedamos atrapados en semejante despliegue de magnetismo, en parte ahora destruido con el lavado de cara que ha sufrido la protagonista y sus continuos cambios biográficos, algo que detesto. Ojo, no digo que no tenga potencial, pero esa no es mi Lara.


¡Sexy! Porque lo es, aunque a algunos no les guste. ¡Ole por ella!

Crecí con esta saga y no me he perdido ningún juego y, si lo he hecho, tarde o temprano lo he o voy a jugar. Rise of Tomb Raider lo tengo reservado para pasármelo durante mis vacaciones próximas, por ejemplo.
La nueva Lara que han creado no está mal pero para mí la mejor siempre será la original, por muy "inhumana" que pueda parecer. Me encantaría también leer los cómics, los libros y volver a visionar las películas, que aunque no fueran muy buenas la verdad que Angelina Jolie supo encarnar de maravilla a la Srta. Croft, aunque se lo fliparan demasiado en algunas partes. 
Y por qué no, me gustaría hacerme con alguna figura de ella, una de la moderna y, al menos, otra de la antigua. No sé si lo conseguiré algún día, pero me encantaría poder lucirla, por tantos buenos ratos que disfruté con ella delante de un televisor y con un mando en mis manos.

6 comentarios:

  1. Una grande Larita. Yo también he convivido buena parte de mi vida gamer con ella (quién pudiera, xd), pero siempre se me ha quedado lejos de alcanzar a un Snake, un Raziel o una Jill Valentine, por mencionar personajes de la época.

    Y al contrario tuyo, mi favorito de lejos es el IV; no solo por ser el primero que jugué, sino precisamente por lo que mencionas: lo enrevesado, lo interminable, lo duro y el que solo estuviese emplazado en Egipto, lo hizo mi favorito. Curiosamente, no lo he terminado nunca.

    La nueva Lara me ha gustado mucho, aunque demasiado Rambo para mí gusto. Un salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raziel y Lara van de la mano porque fueron creados por, prácticamente, la misma compañía (Crystal Dinamics fue absorbida por Eidos). Con Snake y Jill he pasado muchísimo menos tiempo y no me han calado prácticamente, pero sin duda porque Metal Gear no era el típico juego que me entusiasmara por el cuidado con el que debías ir mientras que Resident Evil me daba mal yuyu y sólo jugué al 3. Me gustaría enmendarlo en ambos casos, no vayas a pensar ;)

      El IV es que ya te digo, no me gustaron mucho los gráficos, el modelado de personajes ni el enfoque que se le dio, el menú era feo y soso, que Lara no se cambiara de ropa (dividiendo el juego en partes, por ejemplo)... lo único que me gustó fue que te pusieran la miniatura de las cosas que cogías, porque a veces no estaba claro en el resto de títulos.

      Un saludito!

      Eliminar
  2. Fíjate que a mí el que me enamoró del todo fue el Chronicles! Es extraño, no es un juego que la gente pueda incluir como el mejor de la saga, pero no sé por qué así fue. Igual me pilló feliz de más ese mes o algo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no lo es, aunque tenía sus partes guays. Odié la última, cuando tienes que recuperar el Iris. Fue flojo pero bueno jeje

      Eliminar
  3. 20 añitos que tiene ya la Señorita Croft. Me acuerdo que la conocí en casa de un amigo que me enseñó el juego (el primero) creo que allá por el año 97... ¡¡¡del siglo pasado!!! Qué viejos somos.

    Después tuve mi primer PC a principios del 99 con 12 años y por fin pude jugar a la demo del TR-II y luego me hice con uno de esos "CD-mix" maravillosos con la versión ripeada del juego completo.¡Qué recuerdos! Qué difícil era Venecia, el Himalaya y el Barco María Doria eran fases brutales.

    Luego llegó el 3, el cual me enamoró y me desesperó a partes iguales. El metro de Londres me puso de los nervios con la mierda de los objetos masones. Nunca me pasé el juego completo, pero llegué bastante lejos. (¿¿Cómo cojones se llegaba a las orcas de la piscina en el Area 51??)

    Me desligué de la saga al principio del 4, que como comentas era "demasiado" egipcio. Años después pude hacerme (legalmente, ejem, ejem...) con las primeras entregas de la saga con una revista (¿Computer Hoy Juegos, puede ser? no me acuerdo. Y por fin pude rememorar las partidas que vi con mi amigo jugando al TR-I.

    Tiempo después Steam y sus ofertas (Shut up and take my money!!) hicieron que me pillase casi todos a un precio "razonable". Y es ahí donde retomé lo mío con Lara y jugué al Anniversary. Muy bueno, por cierto. Tengo también pendiente jugar a los últimos.

    Cierto es que su aspecto original marcó una época, pero su cambio de look era algo inevitable. A mi particularmente no me desagrada, creo que es de lo más acertado que podría ser. Aun así creo que el mejor aspecto es el del Anniversary. A lo mejor empezó siendo un “producto estereotipado”, pero es que últimamente la sociedad está muy gilipollas con esas mierdas (¿Qué carajo es políticamente correcto y qué no?).

    A fin de cuentas me parece un personaje de videojuegos genial, en un género apasionante, con mecánicas muy buenas, entornos impresionantes y todo tipo de detalles magistrales. Los saltos imposibles, la Mansión Croft, las trampas y sus mil maneras de morir, las armas, los enemigos… Si tengo que poner alguna pega es que aquí nuestra querida amiga se va cargando todo tipo de animalitos de manera totalmente impía. ¿Qué culpa tienen los lobos, gorilas, tigres…?

    En fin, encantado de haberla conocido, Señorita Croft. ( Y perdón por el ladrillaco…)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos todos unos vejestorios, sí :D

      El otro día estuve en un evento por el 20º Aniversario de TR y algunos de los fans con los que hablé me contaron que precisamente fue el TR2 el primero que probaron y que hizo que les encantara la saga. Yo fue de los últimos de los antiguos que jugué y lo conseguí de segunda mano ^^

      Uff lo de las orcas no me acuerdo, era dando a un interruptor no sé dónde y te metías por unos conductos, creo (no me acuerdo, di con ello y me costó un huevo y medio) El 3 tenía partes... a mí me desesperaron la dichosa Garganta de Madubu esa y el Templo de Puna...

      Yo el Anniversary no me gustó tanto por los bugs que tiene en la versión PC (en concreto, jugué la de Steam también). El que más me gustó fue Legend, porque Underworld... tengo que hacer de tripas corazón para jugarlo.

      En cuanto a lo de los animalitos yo siempre lo he pensado... ¡los tigres de Bengala por el amor de Dios! Es cierto que te los cargas porque te atacan pero jo. También es una asesina que debería estar en la cárcel con mil combos de perpetuas por matar aunque sea a los malos, pero ahí la tienes xD

      Y que sepas que no me importan los ladrillacos, que yo soy experta en hacerlos y ponerlos :DDDD

      Eliminar