26 de octubre de 2016

[Reseña] El tiempo entre costuras - María Dueñas


Suele pasar que cuando regalas un libro a una persona, acabas leyéndolo tú antes que ella. Bueno, relativamente. Hace muchísimos años que mi madre se lo leyó pero decidí regalárselo en uno de sus cumpleaños porque, tras ver la serie de Antena 3 que me encantó, consideré que debía tenerlo. Mi madre vio además la serie muy entusiasmada y, junto con mi padre, alabó lo bien adaptada que estaba con respecto a libro.

Y es que durante la emisión de la misma fue un poco boom porque, aparte de venderse el libro como roscas, muchísima gente se apuntó a talleres de costura para aprender a coser.

Anécdotas tontas aparte tras leérmelo a principios de este otoño he de corroborar que efectivamente fue una excelente adaptación. Hay algunos pasajes y detalles en los que los guionistas de la serie se permitieron licencias, aunque bien es cierto que no muchas.

Pero dejando de lado la serie, vamos a comentar sobre libro en cuestión. Puede que haya algún SPOILER, pero pequeñito.



El tiempo entre costuras nos presenta a Sira Quiroga, una joven modista de Madrid que tiene una vida de lo más normal para la época que le toca vivir, los años 30; trabaja en un taller junto a su madre, está prometida con un joven que la adora llamado Ignacio y tiene un buen porvenir aunque humilde por delante... Pero como ella misma expondrá con la frase que da comienzo a la novela "Una máquina de escribir reventó mi destino", pues conocerá a un apuesto hombre llamado Ramiro Arribas que pondrá su vida patas arriba... en todos los sentidos.
Sira acabará en Tánger con él dejando toda su vida atrás y, aunque en un principio todo marche de maravilla, pronto será abandonada por Ramiro estando embarazada. Para colmo éste le habrá robado su dinero y le habrá dejado un gran boquete de impagos. 
Tras ciertas vicisitudes y acosada por las deudas y otras denuncias Sira abrirá un taller en Tánger consiguiendo los fondos de manera un tanto turbia. Su talento excepcional para la costura hará que al mismo acudan mujeres de alto poder adquisitivo, haciendo que entable relaciones que le llevarán por caminos insospechados de intrigas y espionajes por Madrid y Lisboa.


No queriendo entrar en muchos spoilers la historia que se nos narra aquí es soberbia y maravillosa, mezclando ficción con realidad; en las páginas del libro nos encontraremos con multitud de personajes inventados por la escritora como lo son la propia Sira, Marcus Logan, Manuel Da Silva o Candelaria "La Matutera", uno de los personajes más entrañables de la novela junto con Félix, pero así también con personajes históricos como Juan Luis Beigbeder, Rosalinda Fox, Allan Hillghart o incluso El Cuñadísimo.
Cuando en un principio se nos cuenta la vida de Sira poco podemos imaginar los giros que tendrá que dar para acabar de espía para los ingleses, por lo que si os gusta ese género disfrutaréis especialmente a partir de la mitad de la novela.
Sin duda esa es una de mis partes favoritas del libro, cuando Sira regresa a Madrid como Arish, por supuesto la parte en la que consigue los fondos para el taller sin olvidar ciertos momentos en Lisboa. Lo ingeniosa que es la idea en sí del espionaje en Madrid, la manera en que codificará Sira los mensajes y los entregará... 

La novela no está falta de momentos emocionantes, románticos y tensos, aunque tendrá también pequeñas pinceladas de humor. Y de eso los que más se encargan son Candelaria y Félix, dos de los mejores amigos que Sira hará en Tánger y que tantas sonrisas me sacaron tanto en la serie como en el libro, pues ya mentalmente le ponía a Candelaria el acento sevillano y el desparpajo propio de esa tierra aún cuando en el libro no aparece transcrito como tal. La entrañable Rosalinda y su amistad con Sira junto con el irresistible Marcus Logan completan un elenco maravilloso.

Otra de las cosas que me han agradado sobremanera es en la preciosa prosa en la que está escrita toda la historia; María Dueñas narra de una manera apasionada cada encuentro, cada evento y consigue transmitir las emociones y sensaciones que vive Sira, tanto las emotivas como las peligrosas. Con cierta floritura sin cansar al lector, adornando de tal manera que no queda un libro del montón, evitando de paso las larguísimas descripciones de lugares y centrándose más en la acción que se desarrolla alrededor de la protagonista, intercalando de tanto en tanto contexto histórico nos permitirá aprender y sumergirnos en aquella España de nuestros abuelos, azotada por la terrible guerra y la no menos horrible posguerra.


A pesar de que hubiera querido un final no tan confuso he de decir que El tiempo entre costuras se ha ganado un lugar de honor entre mis libros favoritos. Os lo recomiendo pero, si no os veis con fuerza, siempre podéis ver la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor