23 de marzo de 2014

Aquellos maravillosos momentos: Legacy of Kain: Defiance



Siguiendo una idea original de uno de mis seguidores, SAeNcSA, que lleva haciéndolo en su blog desde hace tiempecito, voy a colgar algunas de las anécdotas más especiales para mí a la hora de acceder o jugar a un juego. Te tomo prestado el título de la sección, espero que no te importe.

Como bien explica él en su primera entrada de la sección en su blog "Mezcolanza de despropósitos" todos somos nostálgicos y hay cositas o detalles que vemos en nuestro día a día que despierta ese recuerdo dormido en un rincón de nuestra memoria y nos otorga cierta satisfacción al recordarlo con ternura y nostalgia. A mí esto me pasa bastante a menudo, quizá demasiado, y por ello también he decidido ponerme a repasar en mi mente y plasmar aquellas anécdotas que no quiero olvidar y voy a empezar con una de ellas en particular, sin seguir ningún orden ni cronología.


Todos aquellos que me seguís de manera activa tanto aquí como en mi canal de Youtube sabréis que una de mis sagas favoritas del mundo de videojueguil es Legacy of Kain, cuyos títulos son (según el orden cronológico de la saga y no de desarrollo):
  1. Legacy of Kain: Blood Omen  
  2. Legacy of Kain: Blood Omen 2
  3. Legacy of Kain: Soul Reaver
  4. Legacy of Kain: Soul Reaver 2
  5. Legacy of Kain: Defiance
El protagonista de los Blood Omen es el vampiro Kain (quien siempre me ha puesto un poco-bastante), mientras que en Soul Reaver manejaremos a un devorador de almas llamado Raziel (que me ponía mazo siendo un vampiro), hijo vampírico de Kain y uno de sus Lugartenientes, que le ayudaron a conquistar el mundo de Nosgoth y someterlo al mandato de los vampiros. En cambio Defiance está protagonizado por ambos a la vez por cosas de la historia.

No quiero explayarme mucho pero era necesario comentar brevemente sobre la saga para que os hagáis una idea y es que me gusta todo de ella: sus protagonistas, su historia, los lugares que salen, la imagen que se da de los vampiros... en fin todo.

El caso es que yo nunca he ido muy bien de dinero, de modo que caprichos los justos y los juegos no eran excepción. En el caso de los juegos de la Play2, como lo es Defiance, era capaz de esperar meses para que bajaran el precio de los mismos a la mitad; pasaba de pagar 60€ por un juego, cuando dentro de unos meses o 1 año como mucho lo tendría por 30€ o en la edición Platinum por ese precio o incluso inferior. Con Defiance pasó eso; como yo no tenía internet en esa época (es más, mi ordenador estaba roto y no teníamos dinero para comprar otro ni para arreglarlo)  no tenía ni idea de la existencia de un nuevo juego de la saga. Teniendo BO2 y SR2 ver en un estante del Alcampo el Defiance de salida hizo que inmediatamente y sorprendida alargara las manos para echarle un ojo... y morirme de impaciencia porque bajara de precio.

Continuamente tras varios meses iría a distintas tiendas buscándolo para comprobar con desilusión que el ansiado día en que estuviera bajado de precio no había llegado aún y tenerme que ir con las manos vacías y la imaginación desbocada por imaginar qué pasaría con ambos personajes. Pero por fin, tras 8 meses de espera el día llegó.


Estando en el instituto, concretamente ya en 2º de Bachiller, teníamos media hora de recreo. En ese curso ya éramos mayores como para que nos dejaran salir en los recreos fuera del recinto, cosa que hacíamos sin dudar agradecidos. Ese día me junté con un amigo y con una amiga y decidimos ir al centro comercial cercano para echar un vistazo y cambiar de aires. Había una tienda de videojuegos y este amigo mío era bastante aficionado también de modo que fuimos a tiro fijo. Cuál fue mi sorpresa al ver el Defiance por 29,99 €. Creo que estampé la cara contra el cristal exclamando "¡Ya ha bajado!" y expliqué a mis dos amigos mi deseo, sintiéndome observada con atención por el dependiente. Desgraciadamente no tenía el dinero encima (mala idea además) de modo que no pude comprarlo en ese momento. Y era un viernes. ¡Fuck!

"¡¡Ya voy juego mío, ya voy!!"


Estando en casa decidí que iría por la tarde a comprar el juego, puesto que no quería que nadie se me adelantara, pero desgraciadamente había quedado con un chico al que le había prometido una cita (sí, él iba a lo que iba, pero yo no estaba interesada, entre que él no me atraía y porque mi primer novio me había dejado no hacía mucho y lo pasé muy mal) de modo que no podría ni jugar. El caso es que yo no quería esperar ni tampoco era tan ruin como para cancelar la cita, de modo que le dije que me acompañara a comprar el juego, cosa que hizo. 
Así pues le arrastré al centro comercial, compré el juego maravilloso y salí más contenta que unas castañuelas. El problema era el chico; yo sólo tenía en mente la viciada que me iba a caer para el cuerpo esa misma noche, pues no tenía trabajos ni exámenes a la vista (y mi padre curraba de noche, cosa que me facilitaba el vicio porque mi madre no me iba a decir nada al tener ella también libertad para disfrutar del televisor para ella sola). Me daba mucho corte dejarle así sin más, no soy tan cabrona, de modo que tragué con él por la tarde, que recuerdo además que era de un mes frío, hacía niebla y mi pelo se encrespaba por momentos por su culpa.

Tras hablar con él de muchas cosas pero sin mucho interés, pues yo sólo tenía pensamientos hacia el juego que reposaba en la bolsa que sostenía en las manos, decidí con impaciencia que no podía esperar más y terminé por decirle que me subía para casa. Al pobre se le notaba la desilusión y la molestia pero pasé del tema egoístamente y me subí. No me caía mal, al contrario, era majo, pero no volví a saber nada de él después de eso xD

Pero no os creáis que me puse con el juego inmediatamente... no, no y no. Carpe diem, disfruté del momento. Dejé el juego en mi cuarto, me cogí muda y ropa limpia y me pegué un buen duchazo. Como me lavaba el pelo tardaba al menos media hora en terminar. Me sequé y me vestí con calma, me fui a la cocina (mi madre ya estaba absorta con la tele) y me puse mi merienda y la bebida.
Después me fui a mi cuarto, rompí el precinto, saqué el disco y lo coloqué en la consola, tomando el mando y acomodándome en la silla, me dispuse a disfrutar del último título de mi saga vampírica favorita.


¿Sabéis además qué? Primero, que el juego me duró ese fin de semana, de la viciada que me metí. Lo empecé un viernes por la tarde-noche y lo terminé un domingo por la tarde, pero teniendo en cuenta otra cosa que me ocurrió durante el vicio y que merece ser mencionada.

Pues mi ex-novio me mandó un SMS (ni se dignó en llamarme) para pedirme que le devolviera su disco pirata del Crash Team Racing que me había dejado para jugar. Como soy tonta y buena persona en vez de darle largas o decirle que mejor otro día o pasar de él y quedarme le juego por los 4 meses que me tiré llorando por los rincones como una gilipollas acepté a regañadientes (pues me interrumpía el vicio) pero pensando que ya de paso daríamos una vuelta y podría verle una vez más... (que sí, ya lo he dicho que soy tonta).

No sólo llegó tarde y me interrumpió mi viciada si no que además ni se molestó en quedarse más que el tiempo suficiente para coger su puñetero juego y usar la excusa "me voy al circo (eso recuerdo, o algo similar) con mis padres y mi hermana y no me puedo quedar" cuando en un principio no me había mencionado nada y todo con una careto de desprecio, sin dirigirme ni una mirada, como diciendo "porque no tengo más remedio que venir hasta aquí para recoger lo que es mío...". Le pregunté cuánto podría quedarse, ya que había ido hasta ahí y que quería hablar con él, a lo que insistió en que se tenía que ir ya que no llegaba, todo con la misma cara de pasividad. La cara de tonta que se me quedó supongo que hubiera quedado bien en una foto graciosa, pero no me hizo ni puta gracia esa desfachatez suya y que yo encima fuera tan tonta como para ir corriendo a lo que él quisiera, cuando a él le venía bien y que ni tan siquiera me iba a dedicar ni 2 minutos. Así que me volví sola a mi casa con un buen cabreo y sintiéndome la chica más estúpida y triste del planeta.



Lo bueno fue que al volver me cambié y encendí la consola, reencontrándome con un paciente Raziel que esperaba poder seguir continuando su aventura por las fraguas vampíricas. Gracias a él y a Lord Kain, por supuesto, sacudí los hombros con indiferencia, pensé "anda y que le den por el culo" y continué una de las viciadas más épicas que he tenido.

Creo que se debió a que cada vez que mataba a alguien, le ponía la cara de mi ex xD

... en serio qué divertido es esto, tenéis que probar a contar vosotros las vuestras que nos reiremos.

4 comentarios:

  1. Hola!!

    No me molesta que hagas una sección igual en tu blog, todo lo contrario, me alaga :) Además, siempre es entretenido leer historias y anécdotas así que espero que hagas más jejeje

    Tengo que hacer una confesión, de la saga nunca he jugado ni al primer Blood Omen ni al Defiance y eso que la saga me gusta muchísimo.

    Como cualquier persona, en mi vida he pasado momentos duros, difíciles y tristes y he de reconocer que una buena tarde de vicio intensivo siempre me ha servido de anelgésico para mis penas xDD

    La mayor viciada que me he pegado en mi vida fue con el FFIX, que me pasé los dos primeros discos en un fin de semana :D, que pena que actualmente no me pueda permitir jugar más de dos horas seguidas y esporádicas.

    En fin, me ha gustado mucho la entrada!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho gracia lo de pedirte el video juego de Crash. Debiste haber cambiado por otro vacio o algo así, o decirle que ya lo habías perdido.

    Así que te pegaste una viciada épica con el Defiance para quitarte el cabreo XD.

    El Videogame que más he jugado tan seguido es el Diablo II, Empecé a jugar con el Nigromante y me pasé todas las dificultades y luego volví a pasármelo con tal seguir mejorando el personaje.

    Lo mismo me pasó cuando tenía el Diablo I y la PSX, lo jugué y re-jugué con todos los 3 personajes y las 3 dificultades tan solo para ver cuál era el mejor. Al final según mi experiencia el Mago es muy débil al principio, tan débil que da asco… pero después de que aprende todas las magias y subes de nivel 25 es extremadamente Demoniaco O_O. Aun así mi favorito es el guerrero.

    ResponderEliminar
  3. SAeNcSa --> Jejeje me alegro y muchas gracias. Yo me río mucho con tus anécdotas y es muy divertido escribirlas. Yo el último juego que jugué de la saga fue precisamente BO pero ya los tengo jugados todos varias veces, es que me encantan! Y del FFIX aaah, es mi favorito, es que lo adoro y ojalá lo saquen para Steam, que me lo pillo de cabeza.

    Maverick --> Sí sí, como que no abrió la caja para comprobar que era el mismo juego que me dejó, si tonto no era. Lo que tuve que haber hecho es no haberme presentado y hacerme la sueca, pero bueno, meses después me lo copió el amigo que fue conmigo al centro comercial y buenas viciadas me he dado :D Yo estoy ahora con el Diablo II, me he hecho una amazona... yo tengo que ser dps que si no, me aburro xD

    ResponderEliminar
  4. Así que juegas con la Amazona. Te va a costar mucho después de atravesar el portal de Mephisto. Te recomiendo encarecidamente que aprendas la habilidad de “Flecha Múltiple” (unas 4 o 5 veces) y la de “Bombardeo” , te harán mucha falta para el final.

    ResponderEliminar